La historia del pequeño niño de Etiopía, Abushe, encierra no sólo burlas, sino un extraño padecimiento conocido como Síndrome de Waardenburg.

Abushe tiene un impactante color de ojos que te deja con la boca abierta cuando lo miras y que contrasta perfectamente con su color de piel. Se trata de un azul profundo que le ha ganado el apodo de “monstruo” y “ojos de plástico”, síntoma característico de quienes padecen el Síndrome de Waardenburg.

Consiste en un conjunto de condiciones genéticas que pueden causar pérdida auditiva y cambios en el color de piel, cabello y ojos. Las personas que padecen esta condición suelen tener ojos de color muy claro o incluso el mismo ojo puede tener diferentes colores dentro.

Otra de las características de este síndrome es el espacio anormal entre los ojos, color brillante, tabique nasal ancho, entre otros.

Cuando nació, los padres de Abushe creyeron que sería ciego, pero luego de varios meses pudieron notar que el niño veía perfectamente y que era más normal de lo que imaginaban. Sólo tenía un impactante color de ojos que le ha valido severas burlas a diario, pero que él ha sabido ignorar.




El Dr. Miguel Ángel Diego Berdeja es un médico oftalmólogo y oculista que puede ayudarte a detectar y corregir padecimientos de la vista.

Acércate a su consultorio y comienza un tratamiento.

*Fuente: UPSOCL, Le decían “monstruo” por el color de sus ojos. Pero luego descubrieron que escondían algo terrible