Dependiendo de la necesidad de cada persona y su tipo de problema, existen diversas clases de lentes oftálmicos: monofocales, bifocales, progresivos y ocupacionales.


A continuación, te daremos una breve descripción de los tipos de lentes oftálmicos… ¡Tal vez necesites alguno de estos!


Lentes monofocales


Estos se encargarán de corregir defectos en una sola distancia; es decir, visión de lejos (miopía) o visión cercana (hipermetropía).


Lentes bifocales


Cuenta con dos potencias para corregir problemas de visión cercana y lejana al mismo tiempo. Son lentes que generalmente utilizan las personas con presbicia.


Lentes progresivos


Es un lente que permite que varios campos visuales se incorporen en él, sin distinción visible entre estos campos, por lo que los lentes bifocales y los lentes progresivos son considerados como multifocales.


Por lo tanto, la parte inferior de este lente está graduada para la visión de cerca, la parte de en medio para la visión intermedia y su parte superior, para la visión lejana. Al no ser notables sus campos, lucen más estéticos y brindan una visión más nítida.


Son ideales para personas con presbicia o vista cansada.


Lentes ocupacionales


Corrigen deficiencias en distancias intermedias y cercanas; es decir, son para personas que realizan actividades prolongadas en un mismo entorno de visión, como pasar la mayor parte del día en un escritorio revisando documentos o frente a la computadora.


Reserva una cita con el Dr. Miguel Ángel Diego Berdeja, médico oftalmólogo certificado en cirugía de cataratas en Zihuatanejo, Guerrero